Imagen9

Vida de la Madre Caridad                                                         Vida de San Francisco de Asis

IMAGEN1RECORTADA

Las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada, somos un Instituto de  Vida Religiosa fundado por  la Madre Caridad Brader Zahner, en Túquerres – Colombia, el 31 de Marzo de 1893 y aprobado definitivamente por la santa Sede el  16 de Mayo de 1933.

Realizamos  ante Dios y la Iglesia la profesión de vivir el Santo Evangelio, al estilo de San Francisco de Asís y de Madre Caridad Brader,  haciendo voto de Castidad, Pobreza y Obediencia.  Profesamos la Regla de la Tercera Orden Regular de San Francisco de Asís y las Constituciones de las Hermanas Franciscanas de  María Inmaculada.

Vivimos el amor a Dios y al prójimo, según nos manda el Evangelio, siguiendo a Jesús, pobre, humilde y crucificado.   Diariamente buscamos la santidad de vida, en conversión,  en profunda oración y contemplación, pobreza y humildad y en familia con las  Hermanas  a quienes consideramos un regalo de Dios.

NUESTRO PATRIMONIO ESPIRITUAL ES:

imag2

Un gran amor a Jesús Eucaristía. Nuestra Madre Fundadora nos decía que “cuanto más conocemos a Jesús Hostia, más crece nuestra confianza en El”. Todos los días tenemos la adoración al Santísimo, Él es el  Centro de nuestra vida, fuente de fraternidad y de irradiación apostólica.

imag3

La contemplación de la pasión de Cristo que por amor a la humanidad nos salvó en la Cruz.  Mirando a Cristo en la Cruz, nos motiva a mirarlo en los crucificados de nuestro tiempo  y nos invita constantemente a una  conversión de vida.

Imagen1

El amor a María Inmaculada,  patrona de nuestra Congregación, que con su Sí constante,  nos enseña la verdadera fidelidad a la Palabra del Señor.  Ella, la más hermosa de las mujeres, es camino seguro para llegar a su Hijo Jesús.

Imagen4

La veneración a San José, custodio de la Iglesia, en quien nuestra Fundadora,  ponía bajo su cuidado las nuevas fundaciones. Su trabajo silencioso y humilde lo convierte en modelo de fe para quienes hemos decidido ser Franciscanas de María Inmaculada.

Imagen5

Un profundo sentido eclesial, manifestado en adhesión y servicio a la Iglesia, en el aprecio a la oración litúrgica y en el respeto al sacerdote por razón de su ministerio. Uno de los fines por los que nuestra Fundadora pidió la Adoración Perpetua, fué  orar por la fidelidad de los sacerdotes que hacen presente a Jesús en cada Eucaristía.

Imagen6

Solidaridad con el más pobre y con el planeta. Las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada, le apostamos a la defensa de la vida en todas sus manifestaciones, estamos al lado de los más pobres como los preferidos de Jesús y cuidamos la creación por ser nuestra casa común.